Uso de algas marinas como bioestimulante de uso foliar y al suelo en el cultivo de café

Autor: Ing. Agr. Cristian Fallas Porras, Agrocosta SA, Costa Rica.

El café (Coffea arabica L) tiene gran relevancia económica y social tanto de los países productores como de los países consumidores, considerándose como uno de los principales productos agrícolas a nivel mundial. 

Sin embargo, cada vez con mayor frecuencia ocurren alteraciones climáticas como: el incremento de la temperatura, aumento de los niveles DE, incertidumbre en el comienzo de las lluvias, en la cantidad y distribución de las precipitaciones, entre otros; ya se han experimentado en diferentes países de Centroamérica y Costa Rica no es la excepción. Debido a esto, los caficultores han empezado a percibir cambios negativos en las plantaciones, tales como: mayor incidencia en cuanto a plagas y enfermedades, problemas de nutrición, pero principalmente problemas en la floración, fecundación y cuaje del fruto, por ende en el rendimiento/ha de los cafetales cada vez se reducen más; esto genera que a nivel de finca se tomen ciertas medidas específicas en el manejo de la plantación, como por ejemplo una mayor dosis y frecuencia de las aplicaciones foliares de fungicidas y aplicaciones edáficas de insecticidas y fertilizantes, esto sin tener una mejoría significativa en la rentabilidad del cultivo.

Según Zuluaga et al.2015, los desequilibrios fisiológicos en las plantas, causan trastornos en la estimulación y cuajes florales con pérdidas superiores al 60 % en algunas variedades más susceptibles a dichas alteraciones, limitando en exceso el potencial genético. 

Una de las alternativas comprobadas, es la utilización de  bioestimulantes a base de algas marinas (Sargasum sp) que son activadores de la floración y fructificación por excelencia, debido a estos importantes resultados desde hace ya algunos años, las aplicaciones de productos a base de algas marinas (Sargasum sp) tanto a nivel foliar como en el suelo han crecido constantemente y cada vez tienen más relevancia en el cultivo del café.

De forma muy general, se han llamado bioestimulantes a cualquier sustancia o microorganismos que, al aplicar a las plantas, son capaces de mejorar su eficacia, en absorción y asimilación de nutrientes, tolerancia a estrés biótico, abiótico o mejorar algunas de sus características. 

Entre los bioestimilantes comerciales destaca Alga600®, un producto muy soluble en agua para aplicaciones foliares y/o al suelo, con una acción sinérgica con todo tipo de producto, muy recomendado para el cuajado equitativo de frutos, es natural y ecológico. Estimula los procesos fisiológicos que intervienen en cada una de las diferentes etapas fenológicas del cultivo de café. Contiene un balance de L-α-aminoácidos específicos, polisacáridos (como ácido algínico y manitol, entre otros) y betaínas procedentes de un extracto seleccionado de algas (Sargassum sp), promueve una mejor regulación fitohormonal de la planta, optimiza los procesos de división celular y la movilización de reservas, actúa en los órganos en crecimiento manteniendo siempre un balance fisiológico, mejora la resistencia al estrés biótico (causado por hongos, bacterias e insectos) y abiótico (sequía, exceso de humedad, viento, salinidad, radiación y temperatura), además de ser un producto rico en sustancias biológicamente activas. Por lo que se valoró su uso en el cultivo del café a una dosis de 2-4 Kg/ha, como una respuesta favorable ante las dificultades que han experimentado los productores con la floración, fructificación, amarre y tamaño del grano provocado por trastornos fisiológicos derivados del impacto del cambio climático.

Por otra parte,  el Algasoil® un producto  más direccionado a una enmienda de suelo, granular con acción de acondicionador de suelos, elaborado con algas marinas (Sargassum sp). Además contiene muchos ingredientes activos de Alga600®, incluyendo hormonas, ácido algínico, manitol, betaína y polisacáridos para un completo balance de los elementos esenciales del suelo. Todos estos ingredientes no son de alto contenido, pero juegan un papel importante en estimular el crecimiento de la planta, estimula y promueve el crecimiento del sistema radical en las plantas de café en especial los pelos absorbentes,  aumenta las defensas naturales de las plantas al estimular la generación de fitoalexinas y sus metabolitos propios como las betaínas, incrementa la materia orgánica activa del suelo, mejora la aireación (porosidad) y la capacidad de retención de humedad de los suelos y mejora la capacidad de intercambio catiónico, mejora la disponibilidad de nutrientes (al aumentar la eficiencia del uso de fertilizantes) disminuyendo así las pérdidas por lixiviación y volatilización, además de que acompleja macro y micro elementos evitando que se fijen en el suelo. De esta manera, con el uso de este producto granular a base de algas marinas (Sargassum sp), a una dosis de 200-250 Kg/ha se puede reducir la fertilización convencional en al menos un 30% al 50% con el fin principal de aumentar el rendimiento de nuestro cafetal y la calidad de taza, además de mejorar de forma paulatina las características físicas, químicas y microbiológicas de nuestro suelo haciendo del cultivo una actividad mucho más rentable.

Referencias

V. Zuluaga, R. Labarta, P. Läderach. 2015. Adaptación al cambio climático: El caso del sector cafetalero en Nicaragua.

Y. Chacón-Villalobos, A. Chacón, M. Vargas, J. Cerdà-Subirachs, R. Hernández. 2021. Nuevo bioestimulante de floración y maduración en café ( Coffea arabica L.). Agronomía Mesoamericana, Costa Rica.

Mira la nueva edición de Agrotec:

Contact us

Llámanos, envía un mensaje vía whatsapp o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo. Nos esforzamos por responder todas las consultas dentro de las 24 horas en días hábiles.