Fenómeno de La Niña presionará al alza precios de productos agrícolas para los consumidores

  • Aumento previsto de hasta un 80% más de lluvias afectará los rendimientos de varios cultivos e incrementará los costos de producción
  • Temporada de huracanes más fuerte, también traerá efectos negativos para los cultivos.

La llegada anticipada del fenómeno meteorológico de La Niña en este año tendrá un impacto directo en la producción agrícola de Costa Rica y, por lo tanto, en el bolsillo de los consumidores quienes percibirán un incremento en el precio de varios de estos productos.

Cultivos como el arroz, el café, la papa, el aguacate y el azúcar verán afectados sus rendimientos, como resultado del incremento de las precipitaciones o lluvias, lo que, a su vez, implicará un aumento en los costos de producción, que obligará a los productores a trasladarlo a los consumidores finales.

“El consumidor final también va a tener impacto, pues si los rendimientos bajan y los costos de producción suben, inminentemente los precios de los productos agrícolas en los puntos de venta estarán al alza”, advirtió Jorge Cartín, director de la Alianza para la Sostenibilidad Agrícola (ASA).

La valoración hecha por Cartín se basa en las proyecciones de un incremento de un 80% más de lluvias realizada por el meteorólogo Alvaro Brenes, ex investigador de la Universidad de Costa Rica (UCR) y quien también laboró durante varios años para el Instituto Meteorológico Nacional (IMN).
“Los meses más intensos serán setiembre octubre y noviembre, nos espera una situación catastrófica para el Pacífico, inundaciones en Guanacaste, en Parrita, un posible desbordamiento del Térraba, deslizamientos en la Zona de Tarbaca, mucha lluvia en la zona de Los Santos y en Puriscal; zonas cafetaleras como Naranjo y Grecia, recibirán mucha lluvia, mucha humedad, todo esto propicia el desarrollo de enfermedades en las hojas del grano como La Roya y otras afectaciones más” advirtió, Brenes.

El meteorólogo aseguró que, en abril, mayo y junio, las zonas cafetaleras estarán floreadas, sin embargo, si los productores no se preparan, al final del año el llamado “grano de oro” estará dañado por la condición de humedad.

Este fenómeno meteorológico interrumpe la producción de una amplia gama de productos agrícolas, por lo que la prevención por parte del sector es de vital importancia para evitar pérdidas masivas de cultivos.
Las proyecciones meteorológicas de Brenes coinciden con las alertas emitidas por expertos del Servicio Meteorológico Nacional de los Estados Unidos, quienes han advertido que este fenómeno afectará la producción agrícola en toda América.

Cartí agregó que este fenómeno podría atentar contra la seguridad alimentaria de los costarricenses, razón por la cual recomienda que los agricultores se preparen y anticipen cualquier afectación que podría provocar en sus cultivos.

Las consecuencias que ocasionaría el paso de La Niña se suman a los desafíos que enfrentan actualmente los productores de arroz, la falta de registro de nuevas moléculas para aumentar la competitividad, la baja del tipo de cambio del dólar y la reducción de programas de apoyo dirigidos a los productores.
Históricamente el fenómeno de La Niña ha impactado negativamente la actividad agrícola ya que las inundaciones, deslizamientos y desbordamiento de ríos son efectos comunes en esta temporada, sin embargo, para este 2024, se espera una intensificación en los efectos habituales y el impacto directo de los huracanes.

Huracanes incrementarán la problemática

Los huracanes también serán un problema para el sector agrícola ya que, según las estadísticas del Centro Nacional de Huracanes, en el mes de junio la generación o producción de estos ciclones se establecerá en el mar Caribe y en el Golfo de México lo que ocasionaría un impacto directo a Centroamérica.

“¿Qué pasa con un huracán en esas posiciones? que aumentan el viento del pacífico en Centroamérica por la circulación del huracán, entonces quiere decir que junio va a ser muy peligroso, pero eso no significa que esta temporada no pueda iniciar en mayo, no solamente las precipitaciones aumentarán en agosto, septiembre y octubre, antes del mes de junio hay que estar muy preparados y muy a la expectativa de los que podría producirse ya que probablemente estos huracanes van a intensificar las condiciones que mencioné anteriormente” explicó el meteorólogo.

El experto también mencionó que los datos del centro especializado de Riesgo de Tormenta Tropical (TSR) por sus siglas en inglés, advierten que la temporada de huracanes de este año será de un 30% más fuertes de la norma de los últimos 30 años y un 50% por encima de la norma de largo plazo, lo que conlleva a un aumento en todas las condiciones características de La Niña.

En este contexto, los agricultores y productores nacionales no han recibido ninguna alerta al respecto por parte de las autoridades correspondientes, situación que podría aumentar las consecuencias y desastres que dejaría el paso de La Niña.

“Es importante que se fortalezca el acompañamiento y asesoramiento preventivo y anticipado del Ministerio de Agricultura (MAG) hacia los agricultores, debe de existir un compromiso de todas las áreas para buscar disminuir el potencial impacto negativo de La Niña, y dentro de los roles de extensión agrícola el papel del MAG es clave, especialmente para los pequeños y medianos productores” señaló Cartín.

Fuente: Kimberly Ramírez / kramirez@interamericana.co.cr

Mira la nueva edición de Agrotec:

Contact us

Llámanos, envía un mensaje vía whatsapp o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo. Nos esforzamos por responder todas las consultas dentro de las 24 horas en días hábiles.