Agricultura vertical: Una solución prometedora para combatir la crisis mundial del agua

El World Economic Forum ha lanzado una contundente alerta sobre la creciente crisis del agua en nuestro planeta. A pesar de que el 71% de la superficie terrestre está cubierta por agua, solo un reducido 3% es apto para el consumo humano y la agricultura. Además, el consumo de agua está aumentando a un ritmo dos veces superior al de la población. Si no se implementan cambios significativos en nuestros hábitos, se estima que la demanda mundial de agua podría incrementarse en un alarmante 50% para el año 2030.

Uno de los principales sectores responsables tanto de la escasez como de la sobreexplotación del agua es la agricultura. Representando el 70% de las extracciones mundiales de agua, los recursos hídricos dulces se encuentran bajo una intensa presión debido a la irrigación y la producción de alimentos. Este proceso también ha desencadenado la salinización del suelo, lo que deteriora la calidad de las cosechas y agrava aún más la crisis.

Sin embargo, surge una solución prometedora para enfrentar este problema: la agricultura vertical. Este novedoso método de cultivo se asemeja en algunos aspectos a la agricultura de invernadero, pero con una diferencia crucial: los cultivos crecen en capas apiladas, aprovechando la iluminación artificial para regular el crecimiento de las plantas, lo que permite incluso una producción ininterrumpida las 24 horas del día. La agricultura vertical es una práctica mucho más sofisticada y con numerosas ventajas para la producción de cultivos, incluyendo la reducción en los kilómetros recorridos para llevar los alimentos al consumidor final, la eliminación del uso de productos químicos y el fomento de la repoblación forestal.

Comparado con el cultivo en invernaderos, la agricultura vertical representa un enfoque más avanzado en el control ambiental, eliminando más variables y siendo especialmente beneficioso en términos de conservación del agua.

Uno de los aspectos clave de las soluciones avanzadas de agricultura vertical es el manejo eficiente del agua. Se aplican dosis precisas de riego, lo que minimiza el desperdicio y aumenta la productividad tanto en puntos específicos como en todo el sistema. Esto se logra mediante el reciclaje y tratamiento del agua rica en nutrientes, así como la captación del agua que, de otro modo, se perdería por transpiración. Se implementan filtros, tratamientos de rayos ultravioleta y complejos sistemas de recirculación y tratamiento, todo adaptado a las necesidades específicas de cada planta, de manera similar a cómo un régimen de tratamiento se adaptaría a un paciente y sus necesidades particulares.

Según los expertos, dependiendo del tipo de cultivo, las fincas verticales pueden llegar a utilizar hasta un asombroso 98% menos de agua que los métodos de agricultura tradicional. Esta reducción drástica en el consumo de agua podría ser clave para mitigar la crisis hídrica y asegurar un suministro sostenible de alimentos para la creciente población mundial.

En un momento en que la demanda de alimentos y la presión sobre los recursos naturales están alcanzando niveles críticos, la agricultura vertical se presenta como una esperanza para enfrentar los desafíos de escasez de agua y producción sostenible. Si esta innovadora práctica se implementa a mayor escala, podría ser un paso crucial hacia la protección de nuestro preciado recurso hídrico y la preservación del medio ambiente para las generaciones futuras.

Fuente: weforum.org

Mira la nueva edición de Agrotec:

Contact us

Llámanos, envía un mensaje vía whatsapp o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo. Nos esforzamos por responder todas las consultas dentro de las 24 horas en días hábiles.